Cuando planeas tu vida y, la vida planea la tuya

Cuántas veces haces planes a corto o a largo plazo con todo el propósito de lograr un sueño una meta. con todo el entusiasmo y la fe de que lo lograrás?

Quizá te tomará tiempo, esfuerzo y dinero el proceso, pero estas decidido a lograrlo y pagar el precio de la “fama”.

De pronto, después de comenzar el camino hacia ese sueño,comienzan los acontecimientos fuera del plan.

¿Otros? Cambios de horarios en tus clases. Ya tu compañero que te iba a dar ese aventón no lo podrá hacer ya mas. Te piden la habitación en donde vives. ¡Tendrás que mudarte!

¡Accidentes!  la llanta de tu carro curiosamente siempre se descompone de camino a tu junta de trabajo una y otra vez, alguien se atraviesa en tu camino. ¿Que tal una enfermedad? Una infección en la garganta, o que tal una bronquitis. Cambios de horarios no previstos con tus clientes, cirugías.

¿Que pasa? ¡Pero si soy una Buena persona! No tomo (Bueno de vez en cuando), no fumo, no hago drogas, soy buena hija, ¡buena amiga! No soy perfecta, pero hago lo posible por salir adelante y al menos no molestar al los demás. 

¿Que pasa? ¿Eres tú Dios? ¿O la obscuridad? ¿O el Karma? ¿Que es?

A veces podemos pasar la vida entera viviendo en esta circunstancia. Tratando y tratando de seguir adelante venciendo adversidades. Pero la vida y las circunstancias parecen no cambiar. Pareciera que el universo esta contra ti y, contra todo lo que estuviera a favor de lograr tus metas. Así sean las mas pequeñas.

Y engolosinados en el reto de ganarle a la vida, podemos pasar años y años caminando contra la corriente y a favor de lo que queremos. 

Eso pasa mucho cuando no estamos acostumbrados a fluir con la vida. Cuando estamos acostumbrados a vivir de retos y competencias.

¿Pero que hay de esa fuerza que no vez, pero existe? Esa fuerza que se llama destino y misión de vida que muchas veces nos empeñamos a no escuchar y mucho menos fluir con ella.

El solo hecho de pensar que mi vida tenia un destino, me invitaba a revelarme y a luchar contra eso.

¿¿¿Estoy destinada a otra vida que ni siquiera me interesa??? ¿Yo? ¡Por supuesto que no lo acepto! ¡Soy rebelde por naturaleza! ¡No hago ni hare jamás lo que otros quieren! ¡Y Mucho menos lo que quiere no se quien o no se que!

¡Y luche! ¡Y luche! ¡Y volví a luchar! ¿Cómo de que no? Si soy una guerrera. 

Pasados los años, luchando contra algo que no sabia que era, pero que cada día me decía: ¡Ese no es el lugar en donde debes estar! Ese no es el grupo al que debes pertenecer. ¡Ese no es el trabajo que desarrollarálo mejor de ti!

¡Pero es que todo eso me daba la adrenalina, los retos! No era fácil estar entre tanta resistencia. Pero el reto de cada día me motivaba a demostrar lo fuerte que yo era sobreviviendo en un mundo de caníbales. 

Uno de esos días, cansada y reflexiva me cuestionési era esa mi misión de vida. ¿Si era el lugar correcto en donde estar? Perecía que no. Ya que todas las circunstancias me lo decían. 

La llanta ponchada cada que iba a una junta. Las enfermedades, las infecciones, los accidentes, las cirugías, los contratiempos que sucedían todos en contra de que no acudiera a esos espacios con ciertas personas. 

Entonces decidí no rendirme. Pero sífluir que es muy diferente. Y Ponerme una nueva armadura para seguir en mi papel de guerrera de la vida. Pero esta vez lucharía una diferente batalla. ¡La real! La mía y no la de mi Ego.

Decidí hablar con esa fuerza que no veo pero que existe y siento. 

Entonces hablamos y, le prometí fluir con mi destino y mi misión de vida. Hoy estoy dispuesta a seguir mi misión de vida y dejarme dirigir por esa fuerza superior de una manera noble pero valiente.

Cumplir con la misión de vida tampoco es fácil, porque esta llena de retos y obstáculos. La diferencia es que estas acompañada de fuerzas y energías superiores llenas de luz y amor que te guiaran y acompañaran en el proceso. 

Ya no caminaría con mi Ego y mi soledad. Con mi amargura y resentimiento de que las cosas no me salían como yo las deseaba o como yo consideraba que deberían de ser.

Hoy camino el camino de la vida con todo lo que ella conlleva. Acompañada de seres de luz. Con amor, fe y esperanza. 

Puedo ver el amor en el desamor, y la bondad en la maldad. Puedo poner limites sin rencores ni limitaciones.

            Igual puedo pelear batallas y seguir siendo guerrera!


2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s